Skip to main content

Una trotamundos húngara recorre 8 países de Latinoamérica (Entrevista)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Te acuerdas del post en el cual escribo acerca de la hediondez de nosotros los latinos? «Los húngaros piensan que los latinos somos hediondos«. Bueno, esa muchacha amiga mía regresó a Hungría para navidad y aproveché para entrevistarla antes de que vuelva a Latinoamérica.

Ella cruzó el océano Atlántico sin pagar un centavo, o sea, «haciendo dedo», o «autostop», o «pidiendo aventones» y de la misma manera conoció 8 países de Latinoamérica. Te tengo que contar que Hungría es una nación muy conservadora, y no hablo de la ideología política, sino como cultura.

O sea, aquí las normas que la sociedad te exige son las jefas de tu vida. Estudia, saca buenas notas, haz deporte, trabaja en los veranos desde joven, ve a la universidad, gradúate, trabaja, cómprate apartamento, a los 30 cásate, poco después hijos, a los 60 y pico jubílate y trabaja en tu jardín hasta que te despidas de este mundo. Las normas también están definidas por separado para el hombre y para la mujer, pero no vamos a entrar en detalle.

¿Qué te quiero decir con esto? El hecho que una mujer joven se vaya a viajar por el mundo pidiendo aventones es algo realmente extraordinario.

«¿Pedir aventón para cruzar el Atlántico desde Islas Canarias hasta República Dominicana?» «¿Qué?» «¿Estás loca?» «No, no, no, no haga eso mi hijita, vamos a ver un doctor mañana».

Ahora, si un hombre lo hace ya es mejor visto y dirían «que valiente», pero no a todas las Mamás les gustaría un hijo así, porque:

«¿Cómo es posible que vas a dejar de pagar seguro social por ese tiempo?» «Tienes que pagar tus cuotas para poder jubilarte».

Por supuesto, en Latinoamérica también tenemos gente tradicionalista, pero aquí, creo que es mas fuerte y en mas cantidad.

Regresando al tema, aquí puedes leer la entrevista entera. Por cierto, ella también tiene un blog que se llama «Mis 7 mundos» o en inglés «My Seven Worlds».

Turista en Machu Picchu

Renato: ¿Por qué decidiste viajar a Latinoamérica y no a otra región del mundo?
Fanni: En el pasado estudié español y quería practicar nuevamente y aparte de eso, fue una decisión emocional. Mucha gente se va a Asia del Este a viajar, pero yo quería algo mas salvaje y novelero.

 

Renato: ¿Cuánto tiempo estuviste en Latinoamérica?
Fanni: Desde Febrero hasta Noviembre del 2016

 

Renato: ¿En qué países estuviste?
Fanni: República Dominicana, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú y México.

 

Renato: ¿Cuál país te gustó mas y por qué?
Fanni: Todos me gustaron de diferentes maneras y por diferentes cosas, pero mejor digo que no pasé suficiente tiempo en ninguno para decir de manera justa cual es mi favorito. En Colombia sentí que llegué a mi hogar y estuve 3 meses porque algo me ancló ahí. Después, el camino me llevó a México e inmediatamente quedé flechada, desde que el avión tocó tierra. Ahí estuve 4 meses y fue mi último país antes de regresar a casa para Navidad.

 

Renato: ¿Cuál país te gustó menos y por qué?
Fanni: No puedo decir de ningún país que no me gustó, porque en cada uno de ellos aprendí algo. Todos son hermosos de un modo o del otro. En Honduras aprendí a apreciar lo poco que a veces uno posee y a no amargarse por lo que uno no tiene. En Perú aprendí que si uno tiene un poco mas que los demás, uno puede seguir siendo humilde, como si no tuvieses nada.

 

Renato: ¿Qué te gusta mas de la mentalidad de nosotros los latinos?
Fanni: El ilimitado positivismo y las ganas de ayudar fueron impresionantes para mí. Todos eran muy curiosos conmigo y me compartían cuentos de sus vidas. Aprendí a vivir en el presente y a disfrutar de cada minuto de la vida. Aprendí que primero tengo que vivir una experiencia, antes de hablar y juzgar sin saber de que hablo.

 

Renato: ¿Qué es lo que menos te gusta de nuestra mentalidad?
Fanni: Como persona europea la pasé muy mal para adaptarme a esperar meses por algo sencillo. Es como si se detuviese el tiempo. Hubieron países donde los hombres trataron de meterse en mi vida íntima y hasta trataban o me tocaban en la calle. Para una mujer europea quizás es lo mas incómodo. Además de eso, mucha gente piensa que todos los blancos tienen plata y repentinamente todo es mas caro que ayer. Fue cansante tener que discutir muchas veces por precios altos que no quería pagar. La piel blanca no significa dinero, también significa aventuras sin dinero. Muchas personas no piensan de esta manera.

 

Renato: ¿En qué país sentiste que estás en casa?
Fanni: En México encontré el balance entre Latinoamérica y Europa. Ahí encontré un lugar donde lo tengo todo: turismo, locales, historia, oportunidades, nómadas digitales y aventureros. En este lugar encontré mi carrera y mi casa.

 

Renato: ¿Cuál fue tu mejor experiencia?
Fanni: ¿Cómo te puedo contestar? El objetivo de mi viaje fue conocerme a mí misma, descubrir, vencer miedos y encontrar la misión de mi vida. Todas esas cosas las encontré en México, o sea que México le puso el punto a la “i”. (Renato: Esta frase es muy húngara y no se usa mucho en Latinoamérica. El equivalente sería “la última pieza del rompecabeza”). No obstante, sin los otros países nada hubiese pasado. Todo lo que viví en los demás países me ayudó a saber que es lo que voy a hacer en mi vida.

 

Renato: ¿Cuál fue tu peor experiencia?
Fanni: Que tuve que regresar a casa para Navidad. Jajajajajajaa… Ahora hablando serio, fue horrible ver pobreza, la falta de oportunidades, la tortura de animales, la falta de alimentos y la baja calidad de vida. Uno siempre quiere ayudar, pero uno no puede ayudar a todo el mundo, me dio mucho lástima ver niños y animales que casi se puede decir que no tienen futuro.

 

Renato: ¿Qué lugar fue el que mas te gustó?
Fanni: Navegar en barco por el río Amazonas 4 días y caminar 75 kilómetros para llegar a Machu Picchu. Ambas experiencias me cambiaron la vida. Ambas fueron algo místico e impresionantemente asombroso. Me sentí como si estuviese en otra dimensión.

 

Renato: ¿Puedes mencionar algo que aprendiste en Latinoamérica y ahora aplicas a tu vida?
Fanni: 1. Vivir en el presente. 2. No llorar por lo que no tengo y apreciar lo que tengo. 3. Hay muchas mas cosas buenas que malas en el mundo.

 

Renato: Aparte de extrañar a tu familia, ¿extrañaste algo de Hungría?
Fanni: No mucho. Toda mi vida he sentido que no pertenezco aquí. Hace 8 años me fui fuera de Hungría exactamente por eso mismo, pero solo ahora en este viaje encontré lo que buscaba. Hungría es un lugar maravilloso, si alguien se armoniza con él, pero eso no lo sentí yo.

 

Renato: ¿Encontraste algo que fue totalmente diferente o contrario a lo que te imaginabas o a lo que veías en la televisión en Europa?
Fanni: Todos solamente escuchan, ven o leen lo negativo. Obviamente tenemos una imagen totalmente equívoca del mundo. En Europa lo único que se escucha de Latinoamérica son las drogas, los homicidios y los secuestros. Todo eso es cierto, pero en Europa también lo hay. Lastimosamente el crimen no conoce límites o fronteras y por el miedo, no nos damos oportunidad para conocer gente extraña. Nunca me arrepentiré de haber estado en lugares peligrosos, porque aprendí mucho de ellos.

 

Renato: Hablando del clima, ¿Qué fue lo mejor y lo peor?
Fanni: Acostumbrarme a la humedad fue dificilísimo, pero lo mas fuerte fue Perú, donde no hay calefacción incluso cuando en la madrugada hay temperaturas de 2 grados centígrados. Fue horripilante tener frío incesantemente.

 

Renato: ¿En qué países tomaste mas fotos y por qué?
Fanni: Yo soy creyente mas de los vídeos, muestra mejor las experiencias y en un resumen de 3 o 4 minutos puedo enseñarte un país en vez de enseñártelo con 200 fotos. Tengo vídeos de todos los países, pero el mejor vídeo fue el del océano Atlántico. Muy pocos húngaros han hecho algo parecido y por eso se hizo muy popular en Hungría.

 

Mi opinión

Vivir en el presente. Mi post anterior fue acerca de las películas que los húngaros se ven todas las navidades y ahí menciono lo nostálgicos que son. Fanni dice que en Latinoamérica aprendió a vivir en el presente. Así es, nosotros los latinos vivimos en el presente. Tanto así, que cobramos el salario del mes o de la quincena y a los dos días ya no tenemos dinero. Después hay que pedirle dinero prestado al vencindario entero para poder comer. Los húngaros en cambio pueden ahorrar por años con disciplina, pero no disfrutan el presente. A veces me da la impresión que los húngaros están estancados en el pasado, pero el mismo tiempo tienen una máquina del tiempo que los lleva al futuro todos los días. Se entristecen o se enfadan por cosas que sucedieron hace décadas y se comen las uñas por estar pensando en cosas que sucederán 20 años después. Como siempre menciono, la cultura de un país no define a todos los habitantes del mismo, sino que a una mayoría. Podemos encontrar gente nostálgica en Panamá y podemos encontrar gente en Hungría que vive el presente como si fuese el último día de su vida.

Para mí lo positivo de ese aspecto de la cultura húngara, es que mantienen costumbres y tradiciones muy antiguas, las cuales definen su cultura. Lo positivo de ese aspecto de la cultura latina, es que podemos disfrutar todos los días, como si todos los días fuesen especiales y por eso vivimos con mas alegría y menos tensiones.

Posponer y dejar cosas para después o hacer algo en meses. Sí, somos así. Nosotros vivimos en el presente, pero cuando hay que hacer algo que no es fiesta y diversión decimos: «mañana». Y ese «mañana» lo decimos todos los días por 6 meses de seguido.

Otra cosas que puede crear mas demoras en Latinoamérica es pasar la responsabilidad. Vas a algún lugar a hacer un mandado y la mujer se está haciendo las uñas (clásica) y te dice que regreses mañana porque la colega que se encarga de eso no está. Al día siguiente regresas y no están ninguna de las dos. Le preguntas a otra persona y te manda a otro edificio a 10 calles mas lejos, pero la otra semana. En ese «va y ven» pierdes meses. Los europeos, y mas si son gente puntual y organizada, se vuelven locos viviendo estas cosas.

Aquí en Hungría a veces también se encuentra, pero mucho menos y hay veces que te toma 10 minutos hacer un mandado y terminas sorprendido. Me ha pasado varias veces que en la ventanilla le pregunto a la mujer 4 veces, «¿ya?» «¿me puedo ir?» «¿terminamos?» y la mujer a la cuarta pregunta ya me dice «Que pase buen día» así con los labios y dientes pegaditos tratando de que no se le olvide que tiene que ser cortés.

Este es el enlace de su Blog.
Un par de fotos de su Instagram aquí debajo. Pueden verla en México, navegando el océano Atlántico, en Perú, en Colombia, en Panamá, en Honduras y en República Dominicana.

Saludos,
Renato

ENG: It's pretty horrifying to lose one of your sails at night in the middle of the Atlantic ocean. First time I hitchhiked a boat and had to keep cool while watching the crew trying to fish it out in pitch black. But guess if I got it back or not? 😉 Guys! My Seven Worlds is competing in Hungary to become the best travel blog. Please vote for me under "Utazás" and "Életmód" categories. Thank you! Www.allianzblogverseny.hu HUN: Kicsit ijesztö mikor az Atlanti óceán közepén elhagyjuk éjjel az egyik vitorlát. Az elsö hajóstoppos élményem és nem volt könnyü hideg vérrel végig nézni, ahogy a legénység a vak sötétben próbálja kipecázni. Mit gondoltok sikerült? 😉 A My Seven Worlds versenyben van a legjobb utazóblog címért. Kérlek szavazzatok Utazás és Életmód kategóriában is. Köszönöm www.allianzblogverseny.hu #mysevenworlds #nofilter #competition #challenge #boat #atlanticocean #hitchhiking #backpacker #travelblogger #blogger #travel #traveler #nomad #atsea #ocean #sea #adventure #kaland #tenger #oceancrossing #aroundtheworld #happy #jump #inmidair #scary #help #vote #verseny

A post shared by Fanni Bartanics (@mysevenworlds) on

My dear followers. I will start posting in 2 languages, English and Hungarian. Scroll down for my Latino gastro recommendations in English. HUN: A tipikus ételek Honduraszból, Nikaraguából, Costa Ricából, Panamáról és Kolumbiából. Nem túl változatos, de imádom:) Visszatérö motívum mindenhol a rizs babbal, banáncsipsz, ésvagy édes sült banán, mindenféle sajtos olajban kisütött gyorsétel, káposzta (ez inkább csak Honduraszra és Nikaraguára jellemzö) és hús. Kedvenceim: Pupusa – sajtos, babos palacsinta Polenta – édes kukoricapép Tajadas – banáncsipsz ésédes sültbanán Frijoles – babkrém vagy babfözelek szerü Arepa – sajtos töltött palacsinta Arepa Bayasense – édes-sajtos (túró ízü) gombóc Gallopinto – babos rizs ENG: Some of the local dishes from Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panama and Colombia. They are fairly similar, but I love them:) Personal favourites: Pupusa – pancake stuffed with cheesy-beans Polenta – sweet corn puré Tajadas – banana chips andor sweet fried banana Frijoles – bean puré andor thick beansoup-like dish Arepa – flour pancake stuffed with cheese and – if like – chicken and vegetables Arepa Bayasense – sweet cheese ball, tastes like cottage cheese Gallopinto – rice and beans #mysevenworlds #food #latinamerica #ilovefood #gastro #travelblogger #nomad #comida #étel #utazás #kaland #adventure #eat #aroundtheworld #centralamerica #colombia

A post shared by Fanni Bartanics (@mysevenworlds) on

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
avatar
  Subscribe  
Notificación de

Un panameño en Budapest Un panameño en Budapest