Skip to main content

Los húngaros piensan que los latinos somos hediondos

Share on FacebookShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

6:30 de la mañana, ayer 20 de Mayo, temperatura de 10 grados centígrados mas o menos, tengo pereza de pensar en levantarme, las sabanas incrustadas en mi piel y después de 20 minutos de estar rogándome a mi mismo “Renato, levántate”, finalmente lo logré. Todos duermen en casa y yo me pongo mi ropa de correr sigilosamente; veo por la ventana que no está lloviendo y pienso “bien, vamos”. Salgo de la casa, estoy calentando, me pongo los audífonos y prendo la radio antes de comenzar a correr. Ponen la canción nueva de Sia con Sean Paul y justo arranco.Aquí en Hungría en las mañanas todas las estaciones de radio tienen un locutor que no para de hablar y esto no es lo peor, lo peor es que hablan mas de lo que ponen música. Quizás es lo mismo en muchos países, pero yo trato de verle el lado bueno (aunque mas me gusta escuchar música). A veces hay temas de actualidad, hay entrevistas con gente que también son interesantes y ese fue el caso de hoy. Yo escucho la radio mas popular del país para gente joven (aunque yo ya no lo sea tanto), ponen música variada y no ponen baladas, lo que me ayuda al correr. Abro un paréntesis para decirte que escuchar radio ha sido una de las maneras de siempre seguir mejorando mi húngaro.nbsp;

Yo tengo una conocida (húngara por supuesto), la conocí hace como un año y medio en una organización no gubernamental; los dos fuimos como voluntarios. En Febrero me contacta preguntándome cosas de Panamá porque va en camino hacia allá y le interesa que alguien local le aconseje acerca de lugares, comida y demás. Yo le contesto por supuesto y le deseo que le vaya bien en mi país. Al cabo de un par de meses, veo su nombre en varios periódicos nacionales. Se hizo famosa por el hecho de convertirse en una aventurera que viajó desde Hungría hasta Latinoamérica haciendo autoestop (haciendo dedo). Incluso hizo dedo con botes y barcos, y de esa manera viajó desde las Islas Canarias hasta República Dominicana por ejemplo. Nicaragua, Costa Rica, Panamá y ahora está por Colombia. Dice que le gustaría ir a Ecuador, a Perú y a Bolivia. De Centroamérica le gustaría ir a Guatemala y a México.

Lo que pasó fue que el locutor le preguntaba a mi amiga un montón de preguntas y una de ellas fue ¿con qué tipo de personas te encuentras cuando haces autostop? ¿con capos jefes de drogas o con agricultores sudados cargando cañas de azúcar? Mi amiga le dice que hay de todo, pero la mayoría de la gente que la lleva en carro son gente normal, común y corriente. Ya casi al final de la llamada le pregunta ¿no deseas un europeo, bien vestido y perfumado? Me imagino que por allá por el clima todos andan sudados y hediondos.

Mientras corría me tropezaba y casi me caigo de la risa. Nosotros los latinos pensamos que los europeos son hediondos, lo mas probable porque muchos mochileros europeos van a Latinoamérica y pasan días sin bañarse y pues huelen mal (naturalmente). Los europeos piensan exactamente lo mismo de nosotros. Ellos piensan que como las bananas y los plátanos que ellos comen todos los días vienen de Latinoamérica, todos nosotros en Latinoamérica no las pasamos en los campos cosechando todo el día, sudamos y olemos mal. ¿Cómo te quedó el ojo? Por supuesto, nosotros estamos equivocados y ellos también están equivocados. Tanto en Latinoamérica así como también en Europa hay gente que huele muy bien y hay gente que huele muy mal. La culpa de todo esto la tienen los estereotipos.

 

Que tengas buen fin de semana,
Renato

0 0 vote
Article Rating
Share on FacebookShare on TumblrEmail this to someonePrint this page
Subscribe
Notificación de
guest
2 Comments
más antiguo
más nuevo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Karina Berrío-Gerber
Karina Berrío-Gerber
17 mayo, 2019 12:20

Que xopa mi fren!!!?? Me gustó el «bromap» y este post…me dio mucha risa el hecho de saber que el sentimiento de que somos hediondos es mutuo. Yo lo sigo viviendo acá y me digo que deben haber muchos factores para que alguien huela literalmente a «grajo» en el tranvía y/o en una tienda, y no precisamente es una persona descuidada o que parece poco aseada. En fin aprendemos a vivir con ello y pa’ lante! Antes de leer esta publicación, leí la de Fanni, la trotamundos; super historia. Bueno no vayas a pensar que soy una acosadora y que… Leer más »

Un panameño en Budapest Un panameño en Budapest

2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x